¿Qué se puede decir de un año que empieza con un atentado en el aeropuerto de Madrid y la ejecución de Sadam Hussein? Sólo deseo que cosas como estas vayan sucediendo cada vez menos para que el mundo se convierta, realmente, en ese “mundo maravilloso” de que habla la canción…